Carrito

Historia y origen de las hamacas

Historia y origen de las hamacas

La hamaca moderna es la culminación de varios aportes que se han ido sumando a través del tiempo a este accesorio de descanso milenario.

¿Qué es una hamaca?

Para saber qué es una hamaca debemos conocer el origen del término. Hamaca es uno de tantos préstamos que los españoles tuvieron que adoptar del taíno para denominar una realidad que les era desconocida hasta entonces: esa especie de “cama colgante donde dormían los indios” que conocieron en América.

Mujer indígena en cabaña recostada en hamaca época de la conquista
Mujer indígena en cabaña recostada en hamaca época de la conquista. Fuente Wikimedia Commons

La RAE define qué es hamaca como “Red alargada, gruesa y poco tupida, por lo común de pita, lona u otro tejido resistente, la cual, asegurada por las extremidades en dos árboles u otros soportes, queda pendiente en el aire y sirve de cama y columpio[…].” Podemos decir entonces que una hamaca es un objeto usado para dormir o descansar. Consiste en una lona o red constituida por bramante o cuerda fina que se fija a dos puntos firmes.

Hamaca moderna

Al principio las hamacas se hacían de henequén, pita o cabuya y se teñían con tintes vegetales y anilinas.  En la actualidad existen variedad de diseños, colores y tamaños, y se elaboran predominantemente de fibras de poliéster. Aunque el material más utilizado para hacerlas es el polipropileno, también hay un retorno a las tradiciones: a la fibra vegetal como el algodón.

hamacas serpenteada
Hamaca nicaragüense.

La hamaca moderna es la culminación de varios aportes que se han ido sumando a través del tiempo a este accesorio de descanso milenario. El uso de soportes de maderas duras para tensar los extremos de la hamaca es una técnica que es ampliamente utilizada. Puede verse en hamacas confeccionadas alrededor del mundo. El tejido del cuerpo se hace utilizando diferentes materiales y técnicas. 

Origen de las hamacas

Su uso se ha extendido en todo el mundo desde el siglo XVI. Dado el origen taíno de la palabra hamaca, nos hace suponer que el origen de las hamacas procede o está relacionado con este pueblo indígena que se estableció en el Caribe antes de la conquista. Hace referencia a la raíz del árbol de Maka con que se elaboraron las primeras hamacas. Los españoles dejaron plasmada esta palabra en sus crónicas de la manera que a ellos la percibieron de boca de los nativos. También la adoptaron ingleses y franceses en las palabra hammock y hamac respectivamente.

La hamaca como icono de la propia América: grabado de Theodor Galle según Stradanus, ca 1630. Fuente Wikimedia Commons.

Como muestra la hamaca en miniatura de oro puro que se encuentra en el Museo del Oro de Bogotá, el origen de la hamaca yace en los indios de América central y del sur. Los nativos sabían desde un principio lo que tenían cuando la designaban como «la cuna de los dioses».

Origen precolombino

Colón decidió llevar con él un montón de hamacas de vuelta a Europa, junto con las pocas baratijas de oro que le dieron, probablemente para sustituir la falta de otros “tesoros de Oriente”. Pronto, muchos marineros europeos, especialmente los británicos y los franceses, encontraron las hamacas muy útiles y prácticas para dormir en el mar.

Hamaca en el Salterio de Luttrell (c. 1330)
Hamaca en el Salterio de Luttrell (c. 1330). Fuente Geoffrey Luttrells. Fuente Wikimedia Commons.

No obstante, el hecho de que una hamaca esté representada en una miniatura del Salterio de Luttrell, manuscrito ilustrado de Inglaterra datado alrededor de 1330, pareciera probar que el origen de las hamacas en Europa fue anterior al descubrimiento de América.

Se afirma también que la hamaca tiene origen maya y que fue en centroamérica que se originó su confección. La realidad es que en esta región a la fecha existe una tradición muy arraigada en su elaboración y uso. 

Las guerras y los trueques fueron desplegando su uso hacia el resto de América. Parece que los indios Arawak tenían una palabra ini, que puede traducirse como cama de hilos.

Hamacas nicaragüenses

Masaya ubicada a 29 kilómetros al sureste de la capital, figura como el centro de la artesanía y el folklore de Nicaragua. Por sus tradiciones y costumbres posee fuerte herencia indígena. Es un municipio con una amplia gama de comercio artesanal y es el principal productor y exportador de las hamacas. Éstas son reconocidas por su originalidad y alta calidad a nivel mundial.

artesano nicaragüense tejiendo hamaca
Artesano nicaragüense tejiendo una hamaca.

Los artesanos masaya iniciaron la confección de sus famosas hamacas en el año 1950, en el Barrio San Juan.  Con el tiempo han logrando perfeccionar y transmitir su técnica de generación en generación, conservando la tradición hasta la fecha. Actualmente existe una micro y pequeña empresa especializada en su confección, convirtiéndose en una fuente esencial de empleo para los pobladores de Masaya y sus alrededores.

Aunque algunos viejos artesanos dan testimonio de haber experimentado con otros materiales en el pasado. En la actualidad el algodón es el material preferido por los nicaragüenses para confeccionar sus hamacas.  Éste por ser menos abrasivo y bueno para trabajar, lo utilizan en sus tejidos, utilizando la tradicional doble puntada, consiguiendo un producto único. 

Las tradicionales hamacas nicaragüenses son un claro ejemplo del regreso a las fibras vegetales. Los hilados los obtienen de retorcer hilos o fibras de algodón más delgadas, el resultado, un hilo continuo y resistente con el que tejen las hamacas. 

Las hamacas tejidas de algodón se caracterizan por su resistencia y frescura, pero también por ser suaves y muy agradables al tacto. 

Columpios hamacas de distintos colores exhibidos en un mercado nicaragüense.

Las hamacas nicaragüenses son muy apreciadas por sus elegantes vuelos, que son elaborados utilizando diversas técnicas como croché y macramé. La primera que data del siglo XVII y la segunda mucho más antigua, pero que sin duda introducidas en América por los europeos.

Hamacas yucatecas

Yucatán es una región con gran tradición en la confección de hamacas, principalmente en los municipios de Tixkokob, Chumayel y Teabo. Las tradicionales hamacas yucatecas son confeccionadas por talentosos maestros de las comunidades mayas, que las confeccionan en diversos diseños hechos con hilos de henequén, algodón y lino, siendo este último el material más fino. La más resistente de su clase y que es resistente a la intemperie es la confeccionada con hilo de nylon.

Mérida, la mayor ciudad de la península mexicana de Yucatán, todavía conserva en los suburbios ciertos hábitos de la primitiva sociedad agraria. Las familias tradicionales viven en cabañas de paja y duermen en las hamacas que ellos mismos confeccionan con destreza.

una señora descansa en una hamaca yucateca
Una señora descansa en una hamaca yucateca. Foto por Madhav Pai

Hamacas colombianas

El origen de las hamacas o chinchorros colombianos también es indígena, forman parte central de la cultura wayuu. Las hay de uso exclusivo, para recibir invitados o llevar de viaje; de uso cotidiano, que permanecen guindadas dentro del rancho.

hamacas de colores colombianas
Hamacas de distintos colores en un puesto de venta colombiano.

También son útiles como medio descanso, dispuestas fuera en la enramada, donde se lleva a cabo la vida social de los wayuu. Las hay sencillas y dobles, de primera y de segunda, de un solo color o multicolores, con franjas, con rayas o con motivos geométricos.

Por ser liviana, fresca y fácilmente transportable, la hamaca colonizó el territorio colombiano, sobre todo el de las tierras calientes.  Es esencial para descansar lejos de animales rastreros como insectos, culebras y alacranes.

De La Guajira al Amazonas y de Arauca a Chocó, la hamaca es uno de los objetos más importantes de la vida indígena y mestiza de Colombia.

Actualmente las tejen como lo hacían sus ancestros indígenas: con hilaza de algodón y en un telar vertical, amplio y rectangular instalado en el patio interior de la casa. A menudo en un espacio abierto con techo de palma y comunicado con los demás ambientes de la vivienda, para no desatender las labores domésticas mientras se teje.

La hamaca es una pieza que se caracteriza por llevar consigo, y es también parte de la rica tradición textil de la cultura Zenú. En San Jacinto, donde existe una fuerte tradición en su elaboración, las fabrican en un telar vertical. Paso a paso, las artesanas crean esta tradicional artesanía, desde la preparación de la materia prima, hasta el remate de los hilos y los acabados de la pieza. 

Hamacas Brasileñas

Al igual que en otras regiones de la América precolombina, la presencia y el uso de las hamacas en Brasil era bastante extendido a la llegada de los portugueses. En manos de estos últimos las hamacas cobraron sofisticación. Las primeras, de tejido compacto, las elaboraron los portugueses. Los telares y el uso del algodón como materia prima en su confección, dieron vida a la creatividad: suavidad, colores, flecos y ornamentación.

hamacas brasileñas exhibidas en un puesto en Parati Brasil
Hamacas brasileñas. Parati Brasil

En el nordeste brasileño, en los municipios más al norte del estado Paraíba o en Jaguaruana en el estado de Ceará,  existen centros productivos de hamacas.  Sus actividades muestran una forma tradicional o mecanizada en la elaboración y exportación. Esta industria constituye una fuente de ingresos para los artesanos de la región, sobre todo desde la segunda mitad del siglo XIX.

En Brasil, como en otros países las hamacas han cobrado gran popularidad pasando de ser un mero instrumento de descanso a un objeto indispensable.  Para los turistas debido al clima cálido predominante y a la facilidad de ser transportada a los sitios más alejados es un objeto muy apreciado. 

En resumen

Es difícil saber con certeza el origen de las hamacas, aunque es muy probable que se hayan originado de la utilización de redes de pesca como instrumentos de descanso.

Probablemente antiguos pescadores después de arduas jornadas de trabajo colgaran sus redes entre 2 palmeras frente al mar y se acostaron a descansar sobre ellas. Los tejidos de fibras de plantas o raíces naturales darían origen al instrumento de descanso perfecto, por ser liviano, fresco, cómodo y sobre todo por el balanceo que produce y que se traduce en un sueño o descanso reparador.

Indígenas
Asistentes tupi-guaraníes a la Conferência Nacional dos Povos Indígenas Brasilia. Foto Valter Campanato/ABr vía Wikimedia Commons.

Las hamacas son un objeto de descanso de origen amerindio, cuyo uso estaba extendido en el Caribe, Centro y Sudamérica, previo la llegada de los conquistadores.

Colón llevó la hamaca consigo a Europa, donde en adelante las utilizaron y valoraron mucho, principalmente los marineros, quienes la adoptaron durante 3 siglos, convirtiéndola en el medio de descanso en las fragatas.

La hamaca actual como la conocemos es la culminación de varios aportes que se han ido sumando a través del tiempo a este accesorio milenario. En la actualidad los materiales preferidos en su elaboración son lino, hilo de nylon, fibras poliéster, polipropileno, henequén y por supuesto algodón.

El origen más aceptado de las hamacas es el maya. En Centroamérica y Yucatán se inició su confección. Gracias al comercio y las guerras su uso se extendió a sudamérica y otras regiones. Actualmente es muy apreciada y utilizada en todo el mundo.

En nuestra tienda tenemos una gran variedad de hamacas de distintos tamaños y colores que puedes adquirir para tus espacios interiores o exteriores.

¿Quiéres conocer más acerca de las hamacas? Contáctanos.

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn
te puede interesar

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *